MERCANTIL TEMA 50

 
TEMA 50 MERCANTIL NUEVO
 
CONSTITUCIÓN DE DERECHOS REALES SOBRE EL BUQUE: SU INSCRIPCIÓN
El buque es una cosa y, por tanto, objeto y no sujeto de derechos; es una cosa compleja (en la que existen partes integrantes, pertenencias y accesorios) y es una cosa mueble (aunque en ocasiones se le atribuyan rasgos propios de los bienes inmuebles) sobre la que se pueden constituir derechos reales.

Sin embargo, La Ley 14/2014, de 24 de Julio, de Navegación Marítima, al igual que el Código de Comercio, omite una regulación de los derechos reales sobre el buque. 
 
De todos modos, y con base en la aplicación supletoria del Derecho común establecida en los artículos 2 de la Ley de Navegación Marítima y los artículos 2 y 50 del Código de Comercio, habrá lugar a la aplicación de las normas generales del derecho común respecto de la constitución de derechos reales sobre el buque.
 
En cuanto a la INSCRIPCIÓN de los derechos reales sobre el buque, hay que señalar que el acceso al Registro de Bienes Muebles de los actos relativos a los buques se regula en los artículos 145 y siguientes del Reglamento del Registro Mercantil de 1956, que no han sido derogados formalmente por la Ley de Navegación Marítima. Sin embargo, la Ley de Navegación Marítima recoge un régimen expreso sobre esta materia que, por cuestión de rango, debe considerarse preferente a lo dispuesto en el Reglamento de 1956.

Del régimen previsto en la Ley de Navegación Marítima se deduce la aplicación de los siguientes principios:

Inscripción obligatoria. Todos los buques, embarcaciones y artefactos navales abanderados en España deberán inscribirse obligatoriamente en la Sección de Buques del Registro de Bienes Muebles. No obstante, no se establece expresamente el carácter obligatorio de la inscripción de los derechos reales sobre el buque.

Tracto sucesivo. Para que pueda inscribirse en el Registro cualquier acto relativo al buque, será́ preciso que la persona que lo otorgue tenga previamente inscrito su derecho.

Principio de titulación pública. La inscripción en el Registro se practicará en virtud de escritura pública, póliza intervenida por notario, resolución judicial firme o documento administrativo expedido por funcionario con facultades suficientes por razón de su cargo.

Inoponibilidad de lo no inscrito. Los derechos de garantía y demás gravámenes inscribibles, solo serán oponibles frente a terceros si figuran inscritos en el Registro de Bienes Muebles. De aquí se deduce que la inscripción no solo no es obligatoria sino que tampoco es constitutiva excepto en el caso de la hipoteca, que veremos a continuación.

 

LA HIPOTECA NAVAL
 
Ante la ausencia de un concepto legal y partiendo de la definición de Roca Sastre podemos definir la hipoteca naval como un “derecho de realización de valor, en garantía del cumplimiento de una obligación dineraria, de carácter accesorio e indivisible, de constitución registral, que recae directamente sobre una nave ajena y enajenable, construida o en construcción, que permanece en poder de su propietario”. Su regulación se recoge en los artículos 126 y siguientes de la Ley de Navegación Marítima.
 

OBJETO DE LA GARANTÍA

En cuanto al objeto de la Hipoteca Naval, lo son todos los “buques”,embarcaciones” y “artefactos navales” , incluso en construcción.

Y según la Ley:

-Se entiende por buque “todo vehículo con estructura y capacidad para navegar por el mar y para transportar personas o cosas, que cuente con cubierta corrida y de eslora igual o superior a veinticuatro metros”.
-Se entiende por embarcaciónel vehículo que carezca de cubierta corrida y el de eslora inferior a veinticuatro metros”
- Y se entiende por artefacto naval “toda construcción flotante con capacidad y estructura para albergar personas o cosas, cuyo destino no es la navegación, sino quedar situada en un punto fijo de las aguas” .

También, señalar que, en caso de hipotecarse varios buques conjuntamente, deberá distribuirse la responsabilidad entre ellos, pues no cabe en Derecho español la hipoteca global de toda la flota de la empresa deudora, a semejanza de la figura denominada en Derecho anglosajón “fleet mortgage”.


HIPOTECA DEL BUQUE EN CONSTRUCCIÓN.

La Ley admite la HIPOTECA DEL BUQUE EN CONSTRUCCIÓN, para facilitar su financiación, pero exige los siguientes requisitos:

1º) Que esté ya invertida en la construcción por lo menos la tercera parte de la cantidad en que se haya presupuestado el valor total del casco.
 
2º) Y Que la propiedad del buque figure inscrita en el Registro de Bienes Muebles.

Ésta inscripción exige a su vez la inscripción en el Registro de Matrículas de Buques en el que hay un libro especial, de carácter provisional, dedicado a los buques en construcción.



EXTENSIÓN OBJETIVA DE LA HIPOTECA. 
 
Respecto de la obligación garantizada, la Ley de Navegación Marítima establece que : Salvo pacto en contrario, la hipoteca constituida a favor de un crédito que devengue interés no asegurará en perjuicio de tercero, además del capital, sino los intereses de los dos últimos años transcurridos y la parte vencida de la anualidad corriente. Podrá pactarse que la hipoteca asegure intereses remuneratorios hasta de cinco años e intereses de demora hasta igual plazo

Y en cuanto a la extensión respecto del buque hipotecado, establece la Ley que la hipoteca comprende tanto las “partes integrantes” del buque como sus “pertenencias”, pero NO sus accesorios.

Y también se extiende la hipoteca, salvo pacto expreso en contrario, a las indemnizaciones por daños materiales, ocasionados al buque y no reparados, por abordaje u otros accidentes, así como las procedentes del seguro, tanto por averías del buque como por la pérdida total del mismo.

Igualmente, podrá pactarse la extensión a licencias vinculadas al buque en la medida y condiciones que lo permitan las disposiciones que regulen su concesión.

Por último, señala la Ley que la hipoteca naval subsistirá íntegra mientras no se cancele respecto de cada buque sobre la totalidad de éste, aunque se reduzca la obligación garantizada, y sobre cualquier parte del mismo que se conserve, aún cuando la restante haya desaparecido.
 
REQUISITOS DE CONSTITUCIÓN

En cuanto a los ELEMENTOS PERSONALES: Sólo podrán constituir hipoteca los propietarios que tengan la libre disposición de sus bienes o, en caso de no tenerla, por quienes se hallen autorizados para ello con arreglo a la ley.

Pero, al ser calificado el buque como bien mueble se plantean varias cuestiones:

1º) En caso de menor emancipado: Algunos creen que podrá hipotecar por sí sólo por el silencio del art. 323 del Código Civil, por su interpretación estricta y por el carácter mobiliario del buque. Otros creen, que es un objeto de extraordinario valor y en consecuencia requiere el complemento de capacidad.

2º) En caso de venta en nombre del menor o el sujeto a tutela: la        doctrina califica al buque de objeto precioso, de forma que requiere la    autorización judicial

3º) En caso de condominio: bastará la simple mayoría, la cual supone una importante excepción al régimen general de la comunidad de bienes.

En cuanto a los ELEMENTOS REALES: Son el buque (antes estudiado) y la obligación garantizada, que puede ser de cualquier clase.

A este respecto la ley admite que la hipoteca naval pueda constituirse en garantía de títulos emitidos en forma nominativa, a la orden o al portador y también en garantía de cuentas corrientes de crédito o de letras de cambio u otros instrumentos, conforme a lo establecido en la legislación hipotecaria.

En cuanto a los ELEMENTOS FORMALES, señalar que, como antes dijimos, para la eficaz constitución de la hipoteca naval se exigen dos requisitos: formalización en el documento adecuado e inscripción en el Registro de Bienes Muebles, ya que la inscripción tiene carácter constitutivo.

En cuanto a lo primero, dice la ley que para que la hipoteca naval “quede válidamente constituida podrá ser otorgada en escritura pública, en póliza intervenida por notario o en documento privado y deberá inscribirse en el Registro de Bienes Muebles”

La Ley de Navegación Marítima detalla el contenido del documento de constitución del que destacamos: la identificación del acreedor, deudor y en su caso hipotecante no deudor con el domicilio de estos últimos para notificaciones; el importe del crédito garantizado y su fecha de vencimiento; la descripción y valoración del buque.

Y en cuanto a la Inscripción hay que entender que la inscripción en el Registro tiene carácter constitutivo del derecho real de hipoteca, aunque el contrato tiene plena validez y eficacia inter partes aun sin inscripción.

La inscripción de la hipoteca se practicará en el folio real abierto al buque y se harán constar las circunstancias expresadas en el documento de constitución de la hipoteca que tengan trascendencia real, así como las demás exigidas por la legislación hipotecaria.



EFECTOS, PRESCRIPCIÓN Y CANCELACIÓN.

En cuanto a los EFECTOS de la hipoteca naval, aparte de los efectos generales de toda hipoteca, cabe señalar dos efectos típicos. La Persecutoriedad y la Preferencia.

A) La Persecutoriedad se manifiesta en que, como dice la Ley, “la hipoteca naval sujeta directa e inmediatamente el buque sobre el que se impone, cualquiera que sea su poseedor, al cumplimiento de las obligaciones para cuya seguridad fue constituida”.
 
Y el acreedor podrá ejercitar su derecho contra el buque o buques afectos en los casos siguientes:

- Al vencimiento del plazo estipulado para la devolución del capital o para el pago de los intereses.
- Cuando el deudor fuese declarado en concurso.
- Cuando el buque hipotecado sufriese deterioro que le inutilice definitivamente para navegar.
- Cuando existieren dos o más buques afectos al cumplimiento de una misma obligación y ocurriese la pérdida o deterioro que inutilice definitivamente para navegar a cualquiera de ellos, salvo pacto en contrario.
- Cuando se cumplan las condiciones pactadas como resolutorias de la obligación garantizada, y todas las que produzcan el efecto de hacer exigible el capital o los intereses.

B) En cuanto a la Preferencia, hay una especialidad relevante, ya que la hipoteca otorga al acreedor un derecho de preferencia sobre el buque; pero esta preferencia NO ES ABSOLUTA, sino relativa, pues hay otros créditos que gozan de prelación sobre el garantizado con hipoteca naval. Se trata de los privilegios marítimos que se rigen por el Convenio internacional sobre los privilegios marítimos y la hipoteca naval, firmado en Ginebra el 6 de mayo de 1993. y que 1) gravan el buque sin necesidad de publicidad registral, 2) le siguen a pesar del cambio de propiedad, matrícula o pabellón y 3) GOZAN DE PREFERENCIA SOBRE LAS HIPOTECAS y demás cargas y gravámenes inscritos, CUALQUIERA QUE SEA LA FECHA DE SU INSCRIPCIÓN

El art. 4 del Convenio enumera cinco privilegios: 1) sueldos y 2) cuotas de Seguridad Social, 3) créditos por salvamento del buque, 4) créditos por derecho de puerto, canal y otras vías y 5) créditos nacidos de culpa extracontractual por perdida o daños causados por explotación del buque
 
En cuanto a la PRESCRIPCIÓN, dice la Ley que la acción hipotecaria naval prescribe a los tres años, contados desde que pueda ejercitarse, y que el titular registral del buque podrá solicitar la cancelación por caducidad de la inscripción de hipoteca, transcurridos seis años desde el vencimiento, si no consta que ha sido novada, interrumpida la prescripción o ejercitada la acción hipotecaria.

En cuanto a la CANCELACIÓN de las inscripciones de hipoteca naval señalar que dicha cancelación sólo podrá tener lugar:

1º) Por auto o sentencia firme.

2º) O por consentimiento del acreedor o sus causahabientes, manifestado en escritura pública, acta notarial, póliza intervenida o comparecencia personal ante el Registrador Mercantil.



LA AERONAVE: CONCEPTO, NATURALEZA Y RÉGIMEN JURÍDICO. 

El CONCEPTO de Aeronave  viene dado en la propia Ley de Navegación Aérea de 21 de Julio 1.960 cuyo artículo 11 establece que: “Se entiende por aeronave a) Toda construcción apta para el transporte de personas o cosas capaz de moverse en la atmósfera merced a las reacciones del aire, sea o no más ligera que éste y tenga o no órganos motopropulsores. Y b) Cualquier máquina pilotada por control remoto que pueda sustentarse en la atmósfera por reacciones del aire que no sean las reacciones del mismo contra la superficie de la tierra.” ( Los llamados “drones”)
 
La NATURALEZA de la Aeronave es similar a la del buque, y resulta de las ss notas:

-Es una cosa compuesta: ya que está integrada por la aeronave en sí, sus pertenencias y partes constitutivas como motores o hélices.
-Es una cosa mueble sui generis: por la aplicación a su normativa de ciertos principios inspirados en bienes inmuebles .
-Es identificable registralmente y por ello susceptible de hipoteca mobiliaria.

En cuanto a su RÉGIMEN JURÍDICO, destacamos:

a.- Que la Nacionalidad se adquiere en virtud de matriculación en un Registro Administrativo bajo la jurisdicción del Mº de Fomento.
b.- Que su Adquisición y transmisión se regula de forma paralela a la del buque, exigiéndose para su formalización documento público o privado.
c.- Y que en el contrato de transporte aéreo de personas y mercancías, se da uno de los supuestos de responsabilidad objetiva reconocidos por el legislador, para cualquier daño, cualquiera que sea su causa incluido el accidente fortuito.

 

REGISTROS DE BUQUES Y AERONAVES.

Como dice la exposición de motivos de Ley de Navegación Marítima, al referirse a los Registros de Buques. la publicidad es crucial en el tráfico patrimonial y se lleva a cabo a través de la inscripción en el Registro de Bienes Muebles (Sección de buques), que ha de coordinarse con el Registro de Buques y Empresas Navieras. Ambos tienen atribuida distinta función. Es decir, el Registro de Bienes Muebles, como registro jurídico que es, publica la propiedad y los gravámenes existentes sobre el buque mientras que el Registro de Buques y Empresas Navieras, que es un registro administrativo, publica la identificación y abanderamiento del buque. Lo cierto es, sin embargo, que en ambos registros se hacen constar ambos tipos de cuestiones.

Ya nos hemos referido al carácter obligatorio de la inscripción de los buques en el Registro de Bienes Muebles y a la vigencia del Reglamento del Registro Mercantil de 1956 y ahora cabe destacar:

-Que el Registro de Bienes Muebles se compone de un Registro Central y de Registros Provinciales a cargo de los Registradores de la Propiedad y Mercantiles.

-Que la Ley de Navegación Marítima reitera que este Registro sigue el sistema de folio real.

-Y que la primera inscripción de cada buque en el Registro será́ de dominio y se practicará en virtud de certificación de la hoja de asiento expedida por el Registro de Buques y Empresas Navieras.

En cuanto al Registro de Buques y Empresas Navieras, baste señalar:

-Que se rige por la Ley de Navegación Marítima y por la Ley de Puertos del Estado y la Marina Mercante de 5-septiembre-2011 y

-Que en realidad existe 1) el Registro Ordinario y 2) un Registro Especial de Buques y Empresas Navieras situado en el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias. En este Registro se inscriben una serie de buques y empresas navieras que tienen una serie de requisitos especiales y que quedan sometidos a un régimen fiscal sumamente favorable. Si bien, el alta en este registro supondrá la baja en el anterior.
 
Respecto de las aeronaves también se sigue el sistema dual: coexistencia del Registro de Bienes Muebles con el Registro de Matrícula de Aeronaves, de carácter administrativo.

Este registro administrativo es de inscripción obligatoria y se rige por la Ley de Navegación Aérea y por el Reglamento específico de 22-Mayo-2015. Como novedad, este Reglamento establece un régimen registral único para todas las aeronaves civiles, incluidas las aeronaves de estructura ultraligera y las aeronaves privadas de uso no mercantil que, hasta ahora, contaban con un régimen específico.

Y en cuanto al Registro de Bienes Muebles, en el que se inscribirán obligatoriamente aquellas aeronaves que se destinen a fines mercantiles, se aplican las mismas normas que para los buques.

Comentarios

Entradas populares de este blog

HASTA LUEGO

CIVIL TEMA 19

FISCAL TEMAS 4 Y 5